En la empresa

Ser ecológico es un BUEN Negocio

Un negocio “verde” se esfuerza por tener un impacto positivo en el medio ambiente y en la comunidad. Desarrolla y pone en práctica estrategias de negocio que van más allá de la regulación y demuestran el compromiso hacia un futuro sostenible y saludable.

Un negocio verde tiene dos ventajas sobre otro tipo de negocios, primero, el ambientalismo crece rápidamente lo que significa entrar en un mercado creciente. Segundo, la satisfacción que se gana al contribuir a crear un mundo mejor para vivir.

Tienen Metas de Negocio Verdes
Las empresas sin importar el sector productivo al que pertenezcan tienen 2 grandes compromisos con su entorno:
1) Ser socialmente responsables, es decir devolver parte de sus beneficios económicos a la comunidad que les da la posibilidad de existir.
2) Ser ecológicamente responsables, es decir trabajar en pro de adelantar actividades productivas que favorezcan al medio ambiente y que bajo ninguna circunstancia vayan en detrimento del ecosistema.

Las empresas ecológicas al asumir el reto verde trabajan por:
• La eficiencia energética
• La conservación de agua
• Compras ecológicas
• La reducción de residuos

Todas éstas actividades significan una inversión de bajo costo que eventualmente reducirá los costos de la empresa. Una evaluación de los anteriores puede llevar a las empresas existentes a adelantar planes de cambios hacia prácticas ecosostenibles.

Productos o servicios con sello ecológico

Las empresas ecológicas son exitosas no solo por vender el estilo de vida ecológico, sino por vivirla. Vender productos ecológicos significa ser ecológico, y esto ayuda a construir un nombre e imagen socialmente responsable.

Empleadores Justos y Ecuanimes
Las empresas verdes o ecológicas adoptan principios, políticas y prácticas que mejoran la calidad e vida de sus clientes, empleados, comunidad y el planeta. Se retan a si mismas para lograr metas de justicia social y económica social, sostenibilidad ambiental, así como el bienestar y el desarrollo de su comunidad, dentro de todas sus actividades — desde la gestión de producción y la cadena de suministro hasta las relaciones con los empleados y el servicio al cliente.

Protegen a sus empleados y a sus clientes

Las empresas ecológicas se preocupan por sus empleados. Todas las personas que trabajan directamente o indirectamente para ellas ganan un sustento y trabajan en sanas condiciones. Estas empresas generan empleos que empoderan a sus empleados y dignifican su humanidad. Sirven además como ejemplo de negocios que pueden transformar a nuestra sociedad actual en una sostenible social y ambientalmente.

Buscan la manera de cambiar sus prácticas

Cuidan a sus clientes
Las empresas ecológicas se aseguran de usar los ingredientes más seguros, por mantener a sus clientes y sus familias saludables. Proponen alternativas de vida verdes que mejoren la calidad de vida con productos y servicios que ayudan en áreas como: viviendas ecosostenibles, agricultura sostenible, educación, energia renovable y eficiente, comercio justo, aire saludable, agua limpia, y mucho más. Son ejemplo de reducir, reutilizar y reciclar.

Aportan a la comunidad

Mejoran a sus comunidades
Junto con garantizar que sus instalaciones no contaminen sus comunidades locales, muchas empresas ecológicas toman acción hacia lograr sus que sus sitios de trabajo mejores. Son negocios que por lo regular florecen cerca a comunidades marginales, en el campo y en comunidades indigenas. Muchas inicia al interior de estas comunidades, manteniendo el respeto y la dignidad hacia sus empleados y ampliando las fronteras de sus habitantes.